traductor

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

dijous, d’octubre 22, 2009

21 días invadiendo un país: la filosofía, mercadillos en templos, un mono con tres cabezas detrás de ti!!

Con la lección aprendida, y en búsqueda de un poco de paz y tranquilidad, decidimos dedicar el día a la búsqueda de la paz interior, un poco de Zen, un poco de filosofía y algo de meditación en un templo.

La selección de templo parecía bastante obvia, algo alejado del centro, lejos del barullo de la ciudad, pero lo suficientemente cerca como para poder disfrutar de otras historias sin tener que jugar a Willie fog por la ciudad, el templo elegido fue el santuario To-Ji, solo llegar a la parada supimos que no todo era tan fácil … esta vez, se han unido varios autobuses del IMSERSO a realizar la vigilancia de nuestros pasos por el templo, con el autobús lleno y sumando entre todos unos 150.000 años, y contando dientes no mas de 80 originales entre todo pronto descubrimos otra gran sorpresa.

Solo bajar del autobús, con las calles infestadas de gente mayor, el camino parecía fácil, o mejor dicho… automático... una masa es una masa aquí y en la otra punta del mundo, la marea de personas nos llevo hasta donde ellos querian, donde al grito de “Ai ninia que me lo quitan de las manos” y “Guapa … las bragas a 200 ienes el pak de tres” en su mas pura versión en japones, descubrimos que como en la revista el jueves ... el miércoles mercado, el recinto lleno, las salidas bloqueadas por jubilados en busca de ofertas .. tuvimos que encontrar un refugio… los monjes que cuidaban la pagoda mas grande de Japón ( o eso decía la guía .. guía que otro día hablaremos sobre su … Exactitud y coherencia ….. que da para un rato largo), así que sin dilación y recordando las grandes bases de documentación sobre un posible holocausto zombie, nos hicimos fuertes en la zona ajardinada del santuario, donde protegidos por un módico precio (500Y) pudimos esperar a que la marabunta humana fuera replegándose y regresara a su casa (muchos a enseñar sus compras a los nietos y demás familia, hay bragas muy cutres en todo el mundo … en serio …), aprovechando para visitar los salones de Kon-do (no mal penséis viciosillos) y Ko-do, que pese a tener nombre vasco, eran pequeños museos – santuarios donde a parte de descubrir que la señora de la limpieza pereció en algún ataque anterior de la horda de abuelos y nadie limpia las estatuas, bajo una considerable cantidad de polvo se puede descubrir una colección de estatuas antiguas de gran valor histórico, con la gente saliendo por las puertas dimos buena cuenta de las paraditas de comida para llevar … creo que nos dejamos una … los abuelos habían pasado antes.

Decididos a no encontrar mas abuelos en búsqueda de rebajas o mercadillos, fuimos a comer a iwashiyama, donde después de comer como campeones (el que … bueno no me atrevo a hacer una traducción fonética … sonaba a klingon resfriado) decidimos buscar un poco de paz en los jardines del tenryu-ji, donde encontramos alguna casa bastante interesante … (no todas se pueden visitar por dentro y usar los servicios … y coger algo de la nevera para el rato … son amables y educados .. pero también saben artes marciales.. no lo hagáis amigos) , anonadados por el espíritu Zen .. Decidimos buscar un poco mas, y recordamos que ya habíamos estudiado el templo de oro... queda el de plata… era la hora perfecta, los niños en clase, los abuelos a preparar las meriendas, las geishas… lo que se suponga que hacen a esa hora, no se jugar al poker mientras fuman puros cohibas, así que en lo que se podria considerar una seguna parte de toma el dinero y corre, o Forrest Gump 2, llegamos al gingaku-ji.

Animados por un guardia de seguridad, que amablemente nos recordó que quedaba entre 1 o 2 minutos para cerrar, amablemente espero a que llegaran nuestras sombras para dejarnos entrar (aquí mínimo que se me han convalidado un par de comilonas… y alguno de los pinchitos de esta mañana)

Aprovechando para recuperar la respiración, descubrimos que el santuario y sus paseos internos, son ideales para ir por la tarde, no hay nadie, la vista es increíble y tienes el calor humano de la gente del santuario que amablemente te va cercando hacia la salida, eso si te dejan hacer fotos, pero vemos que por la noche recogen el templo y se lo deben llevar a casa o eso... o alguien les ha advertido de nuestra venida… que es eso del fondo de la montaña? … si , parece un ciervo … al final creo que nos espían …o nosotros a ellos .. ahahahhaha.

Al salir, encontramos una gran duda resuelta, aprovecho para manifestar en estas líneas, que anteriormente dudoso, el Camino de la filosofía es el que una vez hicimos, así lo marcan las señales, y como antaño … el camino se hizo de noche … por eso de no perder las costumbres … sin tako a medio camino .. la tienda estaba cerrada.

Al final del camino encontramos un “merendero” en el templo de Eikon-do o como fue rebautizado : frikan-do, donde descansamos y planeamos los siguientes movimientos

Mientras regresábamos a casa encontramos otro templo lleno de farolillos, y como mariposas a morir a la luz disfrutamos de : Kurodani, konsai, komoyoji (largo el jodio).

Meditaos , Zen-aos y Kan-saos … nos regresamos al calor del hogar (de pago en Kyoto)

Musica para reflexionar : There Is No Rose of Swych Vertu, Mediaeval Baebes, The rose (2002) ...

FOTOS DEL EVENTO AQUI !!!!

1 comentari:

xaviwan ha dit...

definitivament, els resums no son el teu... :)

et prometo que porto UNA SETMANA intentant llegir tot el viatge... :p

per sort, sembla que l'arrivada a les botiguetes de akihabara (o com s'escrigui) ha frenat la teva vena escriptora i poc a poc vaig recuperant terreny...

ara be, por em fa quan actualitzis de nou el blog... XD